Cinco minutos de fama

  |   Código fuente
blog.jpg

gcoop modelo 2008

La experiencia de Gcoop

 El hecho de que un programa se libere no significa que sea
 necesariamente gratuito. Con eso en mente, seis socios dieron vida
 en febrero de 2007 a la Cooperativa Gcoop (www.gcoop.com.ar). José
 Massón, uno de los fundadores, certifica que armar el plan de
 negocios fue menos difícil de lo que cabría suponer. “Cuando te
 dedicás al software libre estás cooperando permanentemente. Por eso
 no nos costó entender que la estrategia que más se adecuaba a
 nuestro perfil era convertirnos en una empresa autónoma, preocupada
 por el desarrollo de la comunidad y donde todos tuviéramos los
 mismos derechos.”* *El que vive del Software Libre no busca
 concentrarse en vender un producto ya “empaquetado” (como puede ser
 Office, por citar uno de los más conocidos), sino en el valor
 agregado que él pueda aportar con su talento de desarrollador. El
 dinero del cliente, en vez de ir hacia una multinacional, tiende por
 tanto a quedarse entre los técnicos de aquí que se den maña para
 satisfacer la demanda. “Uff... mil veces nos advirtieron que con
 esto no íbamos a hacer un mango”, se divierte ahora Massón. “Y no
 fue así. Gcoop cobra por sus servicios, pero vos vas a estar seguro
 de que no vamos a venir el invierno que viene a reclamarte que nos
 pagues una licencia por estar usando lo que te dimos, y si el día de
 mañana te decidís por otro proveedor, nadie te va a quitar lo que
 tenés”, sintetiza.*
Comments powered by Disqus