Imagine ... No Copyright - Capítulo 1, primera aproximación

"Acopio de argumentos contra el Copyright." - Apartado: "Un gran apuro"

Desde una perspectiva cultural podemos preguntarnos si está justificado reconocer a personas individuales los derechos de propiedad sobre las expresiones. ¿* Por qué? La propiedad coincide con el derecho exclusivo y monopolista sobre el uso de una expresión. Ese derecho tal vez se atenúe, por ejemplo, cuando se trata de fines educativos; no obstante, el propietario tiene mucho poder para excluir a los otros del uso de una manifestación artística determinada. La consecuencia es que así se privatiza una parte sustancial de nuestra comunicación humana. Aquí defenderemos que no sólo se trata de un pequeño defecto en un sistema, por lo demás benigno, que se ha desbaratado por los "Jack Valenti" de principios de la década de 1980. **No, el principio básico del copyright socava nuestra democracia.* ¿Cómo podría ser de otro modo si condiciona estrictamente, o incluso posibilita que se prohíba, el uso de grandes porciones de palabras, imágenes, melodías e imaginaciones que necesitamos, de modo apremiante, para el desarrollo de la comunicación humana? [...] Además, el copyright era un instrumento eficaz para controlar el flujo de ideas. Se estaba imponiendo el mito de la originalidad de los autores. Una obra ya no se consideraba el resultado de un proceso contínuo de conexión e intercambio entre los artistas y el público, los representantes, los comisionistas y los compradores, del pasado y del presente. Al contrario, la expresión cultural era un acontecimiento único que supuestamente sólo se podía atribuir a un genio. E incluso cuando las habilidades de los artistas perdieron su estatus sobrehumano, la creación siguió siendo el acto de un individuo, de una persona que sobresalía entre la multitud. Esa persona sobrepasaba al colectivo. Cabía reconocer adecuadamente las creaciones de esos (y a veces esas) artistas. Unos siglos después, nos podemos preguntar si dicha individualización no fue algo nocivo. Con ella se negó, o al menos se subestimó, la idea de que el conocimiento y la creatividad dependen de las aportaciones colectivas.

Capítulo 1: "Acopio de argumentos contra el Copyright."

  • Apartado: "La propiedad intelectual" [Luego de explicar que el copyright es uno de los derechos de propiedad intelectual, la diferencia entre objetos materiales y abstractos, habiendo citado a John Locke y su justificación filosófica para los títulos de propiedad absoluta y la apropiación individual, habiendo contrastado ésta con el 'Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres' de Rousseau, etc, dice:]

    ¿Que descubrimos al estudiar el aspecto de la propiedad que es el copyright, y por qué es difícil aceptarlo como sistema saludable en una sociedad democrática? El copyright es una forma de propiedad y cada vez se emplea más como un instrumento para proteger las inversiones: se ha disociado de otros intereses sociales, culturales y económicos. No queremos que haya ningún malentendido sobre el peligro que supone dicha conclusión. Hemos hecho de las expresiones de nuestros sentimientos -en la música, las imágenes, las melodías, los colores y las fantasías- la propiedad privada de unos pocos que operan casi en forma monopolista. No se trata de una propiedad que afecte a una cuestión menor. Se trata de la propiedad de uno de los aspectos más valiosos de la vida humana, como es el campo de las expresiones que comunican nuestro estado de ánimo y nuestros sentimientos, nuestras alegrías y penas. En este sentido, el copyright supone la más sólida reivindicación de la propiedad que quepa imaginar. Mediante los sistemas de copyright, dejamos que otros decidan la naturaleza del espacio público donde se manifiestan nuestras ideas y emociones y cuáles deben ser los contenidos de este ámbito público.

Capítulo 1: "Acopio de argumentos contra el Copyright." - Apartado: "¿Copyright equivale a censura?"

Es posible que nos sorprendamos al constatar que la apropiación privada de las expresiones culturales no pueden dejar de incluir una forma u otra de censura. Los propietarios de las manifestaciones culturales deciden si se usa esa propiedad y cómo se usa. Para nosotros, esta censura constituye otra objeción grave contra el sistema de derechos de propiedad intelectual. Tampoco en este caso la razón de dicha situación está concretamente en el excesivo saqueo de nuestros valores culturales actuales por parte de las industrias culturales;[..]. La censura está implícita en el sistema de copyright y, por tanto, hace que éste sea básicamente inaceptable.

... el apartado que sigue es sobre la supuesta "originalidad" de los autores, y se enfunda en trotil para masacrar los "Derechos morales".... pero bueno.. todo esto para un próximo post :)

Comments powered by Disqus