Saltando el DRM

  |   Código fuente

En el post anterior, comentaba la desilusión que tuve al ver el disco Demon Days de Gorillaz, con DRMs.

DRM en acción

DRM en acción

También comentaba algunas cuestiones respecto de nuestra anacrónica Ley 11.723, mal llamada de "Propiedad intelectual", la cual fue puesta en vigencia hace apenas 73 años, época en que los discos de pasta eran todo un furor y los gramófonos y fonógrafos inundaban con bellas canciones las casas. Muchos años han pasado desde aquella época, y los avances tecnológicos no cesaron de irrumpir en nuestras vidas. En 1710, cuando se puso en vigencia El Estatuto de la Reina Ana *(primera norma sobre copyright de la historia) el pueblo cedió el legítimo derecho de la copia a los editores de libros. De esta manera la gente cedía un derecho que no era capaz de ejercer, a cambio de que los autores publicaran más libros. Esta era una **norma para fomentar la cultura* y con varios cambios durante el transcurso de la historia (algunos no menores) podemos decir que más o menos cumplió su objetivo. Sin embargo a partir del siglo XX, fundamentalmente, hemos visto que las legislaciones sobre Copyright y Derechos de autor, han fracasado miserablemente. Tanto han fracasado que, por ejemplo, para que las obras que Atahualpa Yupanqui escribiera en la década de 1930 sean liberadas al dominio público debemos esperar hasta el 2062. Es decir más o menos 130 años. Interesante manera de fomentar la cultura. Pero volviendo específicamente al DRM impuesto en el disco Demon Days de Gorillaz, voy a comentarles de que manera uno puede saltarse estas restricciones impuestas de facto, y bajo ningún sustento legal... La Ley 11.723 dice en su artículo 47:

"La aceptación de una obra no da derecho al aceptante a su reproducción o representación por otra empresa, o en otra forma que la estipulada, **no pudiendo hacer copias fuera de las indispensables*, ni venderlas, ni locarlas sin permiso del autor."*

No pudiendo hacer copias fuera de las indispensables...o sea que copias indispensables si se pueden hacer. Sin embargo la primera pregunta que surge de esta vetusta ley es:

En qué pensaron cuando usaron el término: copias indispensables?

La verdad es que no lo sé, y menos teniendo en cuenta que esta ley fue promulgada el 28 de Septiembre de 1933. Actualmente una copia indispensable es claramente un backup. Dentro del ámbito de los sistemas informáticos, las copias de respaldo son ampliamente usadas. Ningún administrador de sistemas que se precie de tal, dejaría de hacer backups de sus datos y de sus programas. Pero en el ámbito personal uno generalmente no está tan acostumbrado a hacer copias de respaldo, sin embargo esto no implica que no sean igualmente importantes. Sería muy bueno que todas las personas hicieran copias de seguridad de sus mails, de sus archivos personales, de sus programas y de su música. Respecto de la música, hoy por hoy el formato de distribución más común son los CD-ROM. Estos son particularmente delicados, ya que se ha comprobado, contrario a lo que se creía hace unos años, que con el paso del tiempo los hongos los atacan mortalmente, de igual forma que el calor.`The Doors <http://es.wikipedia.org/wiki/The_Doors>`_ es una de las bandas de música que más me gustan, y aspiro algún día poder tener todos sus discos originales. Es más me gustaría que mis hijos y mis nietos puedan escuchar esta fabulosa banda. Pero, quién me asegura que si compro todos los álbumes, estos llegarán sanos y salvos a 2050, cuando mis nietos tengan edad suficiente como para poder disfrutarlos. Además quién me asegura que la discográfica no descatalogará esos discos por considerarlos no rentables? Bingo!, bien pensado! La solución es hacer backups de todos ellos y guardarlos en algún lugar seguro para que los pequeños querubines puedan disfrutarlos. Hay muchas formas de hacer copias de respaldo. Dos de ellas son:

  • Hacer copias en CDs vírgenes
  • Ripeando y guardándolos en el disco rígido de una computadora.

Ayer volví sobre mis pasos y entré a la disquería que me había tenido como casual visitante unos días antes. Me dirigí al mostrador y le pedí el disco a la vendedora. Luego de abonar los $31.90 (y pensar que el costo de producción no llega al 10%), me retiré de la misma con el amargo sabor de boca que me genera comprar un producto a una empresa que le quita la libertad a la gente, en particular la de hacer "copias indispensables". Una de las primeras cosas que me pregunté, teniendo en cuenta que el 90% de los personas lo usa, es que le sucedería a un usuario de un sistema operativo privativo como MS Windows cuando quisiese escucharlo, o backupearlo. Sería igual si todo esto se intentase hacer con GNU+Linux? Conseguí una máquina con Windows XP instalado e intenté escuchar Demon Days en ella. Lo primero que ocurrió al introducir el CD en la lectora fue que apareció una ventanita como la que ven más arriba pidiéndome que actualice un número no conocido de archivos del sistema operativo. Actualizar el sistema operativo para sólo escuchar un CD de música?, que raro! Le di duro al botón de Cancelar y busqué caminos alternativos, vaya uno a saber que contienen esos archivos. Intenté escuchar el CD tanto en VLC como en Winamp, sin suerte. Ninguno de los dos lo reconocía como un típico disco de audio; si no como un disco de datos. Bueno, veamos que tiene este disco adentro entonces! Y lo que tenía no eran precisamente tracks musicales, veanlo ustedes mismos.

A ver que hay...

A ver que hay...

Nada de tracks musicales, tampoco dentro del directorio "player". O sea que hasta el momento, una de las dos acciones legales (escuchar mi CD) que quise llevar adelante no la pude hacer. José 0 - DRM 1 Será acaso que iba a tener mejor suerte con el backup del mismo?....veamos.

Hecho

En la computadora que estaba utilizando había un programita para copiar CDs, llamado Roxio, lo abrí, seguí los pasos habituales, y logré copiar el CD! José 1 - DRM 1 Claro, la copia estaba hecha, pero aún así no podía escuchar el CD sin instalar los archivos que el DRM me pedía.

  • "Yyyhh Obvio!!" dirán ustedes, "..el que usaste es un quemador de CDs, no un eliminador de DRMs.."
  • Bueno che... todos guardamos una cuota de ingenuidad.

Si bien técnicamente era un empate contra el DRM, yo sinceramente a esta altura del partido me sentía derrotado, había gastado $31.90, y todavía no había escuchado un sólo acorde, hasta que se me prendió la lamparita: "Pero claro!... lo que hay que hacer es copiar el disco eligiendo la opción: 'Copiar disco de audio'.." Bien, con nuevas esperanzas volvimos a la carga.

image1

Voy a la opción "Copiar CD de audio", y eureka! aparece la imagen que ven a la derecha. Como se aprecia, bajo la raiz de la unidad de CD, aparece una especie de subdirectorio, que no estaba presente antes, conteniendo las tan preciadas pistas de audio, pero con un detalle: En la cajita del CD figuraba que el mismo contenía 15 canciones, pero Roxio me indicaba que tenía 16, de las cuales la última figuraba sin tiempo. Otra vez muy raro.... Pero ya no me importaba nada, estaba a instantes de derrotar al DRM y sin más armas que un simple programa copiador de CDs. Selecciono todas las pistas, las "muevo" a la ventana que contiene como quedará el disco copiado, y cuando termino de hacer eso, me sentía como David venciendo a Goliat.... pero el balde de agua fria fue inevitable, el botón que inicia la copia estaba deshabilitado. Otra vez la depresión. A todo esto ya había pasado entre una cosa y otra, cerca de una hora. Si bien el comando "dir" me decía que no había pistas de audio, Roxio decía lo contrario. Era evidente que alguno de los dos me estaba mintiendo. Creo que debo haber estado cerca de 5 minutos mirando fijamente el monitor sin saber que hacer hasta que, raro en mí, la lamparita volvió a encenderse.

image2

Fui a Google, y busqué "extract audio tracks + software". El resultado de esa búsqueda me llevó a bajar e instalar un freeware llamado: "Easy CD-DA Extractor" el cual como verán extrajo todos los temas del CD! Misión cumplida, luego de más de una hora de trabajo, pude comenzar a escuchar Demon Days, no desde el CD claro, si no de los archivos OGG extraidos. Bien, por el momento sólo pude "derrotar" al CD defectuoso, en Windows. Que pasaría en un sistema GNU+Linux? Esta respuesta no la tuve hasta llegar a mi casa y encender mi PC, en la cual uso Xubuntu 6.06. Como era de esperarse en GNU+Linux todo resulto mucho más sencillo. Lo primero que intenté fue escuchar el CD con XMMS. Esto no resultó un problema, como verán en la siguiente imagen XMMS reconoció el CD como un CD de audio ignorando por completo al DRM.

Lo siguiente que quise comprobar era si podía copiar el CD como un CD de audio. Para eso usé K3B, un excelente quemador de CDs.

En este caso al crear un nuevo CD de audio K3B se percato de la existencia del DRM, sin embargo tiene un sistema automático que directamente extrae los tracks de música a un directorio temporal, y luego con esos archivos genera una versión de Demon Days sin DRM! Esto es particularmente importante ya que los discos que contienen el DRM Copy Control no cumplen con los estándares, con lo cual no es posible asegurar que estos discos funcionen en el futuro.

Por el momento, podemos ver que el DRM "Copy Control" en el disco de Gorillaz fue afortunadamente poco efectivo a la hora de cumplir las acciones para las cuales fue diseñado, pero me pregunto: Cuanto tiempo tardarán para diseñar un DRM que no podamos vulnerar fácilmente? Estemos atentos, porque ese día comenzará la dictadura de las empresas del entretenimiento. Nadie podrá escuchar música si ellos no lo permiten, nadie podrá ver películas si ellos no lo permiten, nadie podrá leer libros si ellos no lo permiten.... y encima sabrán con detalle cuando, donde y cuantas veces accedimos a la cultura.

Luego de todo este periplo para hacer valer mis legítimos derechos me quedan sólo algunas cosas para decirles.

NUNCA compren dispositivos que contengan DRMs. Si usan Software Libre tienen MUCHAS más posibilidades de hacer valer sus derechos.
Comments powered by Disqus